Landscape near Kochel am See

Franz Marc

La patria de los caballos azules

Sus caballos azules son famosos en todo el mundo, pero pocos saben cuáles fueron los lugares exactos alrededor del Kochelsee que inspiraron las pinturas de Franz Marc. Nuestra autora salió en busca de los lugares que inspiraron a Marc y encontró un lugar mágico.

Tardo un tiempo en darme cuenta. Aquí la luz es de otra manera. No es muy distinta de la luz en el centro de Múnich, es más bien una diferencia sutil que cambia una faceta del estado de ánimo. Cubre el paisaje como un delicado filtro, un suave halo que le da al entorno un encanto de cuento de hadas. “Ahora entiendo por qué todos se mudaron aquí”, me digo a mí misma. Es la segunda vez que lo hago hoy. “Todos” son los artistas del grupo “Der Blaue Reiter”, y “aquí” es la zona alrededor de Kochel, un balneario climático en el lago Kochelsee, a una hora en coche al sur de Múnich.

Cubre el paisaje como un delicado filtro, un suave halo que le da al entorno un encanto de cuento de hadas.

Por supuesto, sabía quién era Franz Marc. Sabía que estaba considerado uno de los representantes más importantes del expresionismo y que pertenecía al grupo de artistas “Der Blaue Reiter”, que fundó junto con Wassily Kandinsky. En la Lenbachhaus (museo) de Múnich vi probablemente su obra más famosa, “Blaues Pferd I”. También sabía que muchos de los miembros de “Der Blaue Reiter” vivían en el campo, en la zona de Staffelsee y Kochelsee. Pero mis conocimientos se acababan ahí, tanto artística como geográficamente. Aunque vivo en Múnich, nunca he estado en Kochel, donde Franz Marc pasó muchas vacaciones en su infancia y en su época de estudiante, ni en Murnau, donde se detenía para reunirse con los otros artistas en la “Russenhaus”, como llamaban despectivamente los lugareños a la casa de Gabriele Münter, donde vivía con su compañero Wassily Kandinsky. Tampoco he estado nunca en Sindelsdorf, un pequeño pueblo al norte de Kochel, donde Marc vivió durante su fase más productiva. Hoy quiero cambiar todo eso.

Aparcamos nuestro coche en el centro de Kochel am See, justo al lado de la posada “Zur Post”, adornada con geranios y perfecta para una foto de Instagram. Ya investigué de antemano que desde aquí se pueden explorar muchos lugares relevantes para Marc. En un cuarto de hora se puede llegar a pie al Franz Marc Museum.

La villa de principios de siglo donde se inauguró el museo en 1986, 70 años después de la muerte del pintor, se encuentra en una colina sobre el Kochelsee. En 2008 se añadió una ampliación moderna. El museo cuenta con más de 200 obras de Franz Marc, entre las que destacan cuadros tan famosos como “Hocken im Schnee”, “Zwei Frauen am Berg” o “Springendes Pferd”, pero también grabados, pequeños dibujos y bocetos, como el boceto a lápiz “Turm der blauen Pferde”, un trabajo preparatorio para el óleo “Der Turm der blauen Pferde”, que se considera perdido desde la Segunda Guerra Mundial.

“Intentamos crear una atmósfera muy privada”, dice Annette Rosenboom, de la administración del museo, también porque la mayoría de las obras provienen de colecciones privadas y previamente estuvieron colgadas en casas. No obstante, el museo también muestra obras de otros artistas, incluyendo miembros de “Der Blaue Reiter” y de la asociación de artistas de Berlín “Die Brücke”, que estuvo activa más o menos al mismo tiempo. Además, a menudo tienen lugar exhibiciones de arte contemporáneo. La atmósfera es muy íntima para tratarse de un museo: con salas de diferentes tamaños, pisos de madera, sillones y grandes ventanas que permiten ver la vegetación circundante.

Más tarde, cuando me siento en la terraza de la villa que ahora alberga la administración y el negocio de catering, noto que, a pesar de las muchas impresiones, no me siento tan cansada como de costumbre al visitar un museo. ¿Será solo por la comodidad? ¿O también por la luz? Más abajo, el lago brilla a través de los árboles, detrás de él están las montañas, la Herzogstand (montaña), la Heimgarten (montaña), y delante de mí, un delicioso café helado. ¿Por qué no había venido aquí antes?

La siguiente parada es la “Kohlleite”, un destino popular ya en tiempos de Marc. Este es el escenario del cuadro “Frauen am Berg”, que muestra a la pintora Marie Schnür y a la estudiante de arte Maria Franck frente al paisaje de la montaña y el lago. Las dos mujeres llevan vestidos y sombreros de verano. Maria, a la derecha, está acostada casualmente de lado, apoyando la cabeza en el brazo izquierdo. Maríe está sentada de espaldas al paisaje, inclinada hacia ella. Las dos mujeres parecen hablar animadamente y transmiten una sensación distendida y alegre. La realidad era un poco más compleja. Franz Marc mantuvo una relación con ambas (y también con una tercera amante, la artista casada Annette Simon). En el verano de 1906 decidió casarse con Marie Schnür y lo hizo a principios de 1907. Ese verano, Maria Franck bautizó a la Kohlleite como la “Colina de las lágrimas”. El matrimonio con Marie Schnür solo duró un año. Después, Marc vivió con Maria Franck. No obstante, debido a la situación legal tras su divorcio, no pudo volver a casarse hasta 1913.

Después de un tiempo mi mirada se queda fija en el lago, que brilla plateado y suave en la distancia. Olvido toda la información y me pierdo en el paisaje.

No sé todo esto por casualidad: aquí Marc y su historia son omnipresentes. Bajo los tres castaños está la 3ª parada del recorrido de arte oficial. Un tablero muestra la obra “Zwei Frauen am Berg” y describe su historia. Si prefieres la versión digital, puedes informarte a través de la app “Franz Marc Kunstspaziergang”, que también incluye un mapa general.

Cuando llegamos a la escalera del carbón, el cielo estaba cubierto. En los tiempos de Marc, en la zona probablemente solo había unas pocas granjas y una iglesia. Hoy miro los asentamientos y las líneas eléctricas y, al principio, me molesta. Después de un tiempo mi mirada se queda fija en el lago, que brilla plateado y suave en la distancia. Olvido toda la información y me pierdo en el paisaje.

En el trayecto de vuelta me deslizo por el camino de grava y lamento mi elección de calzado. No es una ruta de alta montaña, pero las bailarinas no fueron la mejor idea. Una gata blanca y negra me distrae de mis problemas con los zapatos. Está paseando por el campo a lo suyo, pero en cuanto la llamo se acerca para que la acaricie. A Franz Marc le gustaban los gatos tanto como a mí, lo recuerdo. Al hablar de su obra todos piensan en caballos o animales del bosque, ¡pero también pintó un montón de cuadros con gatos! “Zwei Katzen” (1909/1910), “Zwei Katzen” (1913), “Die weiße Katze (Kater auf gelbem Kissen)" (1912), ”Katzen auf rotem Tuch“ (1909/10), ”Kinderbild (Katze hinter einem Baum)" (1910/11), “Zwei liegende schwarze Katzen” (1912/13), “Akt mit Katze” (1910), “Mädchen mit Katze II” (1912). Probablemente, el artista siempre tuvo gatos en su casa de campo, además de a Russi, su amado perro pastor blanco siberiano. Marc me cae cada vez mejor.

Se respira un intenso olor a miel y vainilla gracias a la reina de los prados que florece por doquier.

Seguimos caminando en dirección a Kochelsee. A la izquierda del Gasthof zu Post hay un sendero, la Hanersimmergasse, que pasa por granjas, prados floridos y campos con estanques. Las nubes se van y dejan paso al sol. En el cruce con Seeweg, debajo de la iglesia protestante, tres vacas descansan a la sombra y tratan de espantar las moscas con el menor esfuerzo posible. El chirrido de los grillos es más fuerte que el ruido lejano de la carretera principal. Se respira un intenso olor a miel y vainilla gracias a la reina de los prados que florece por doquier. Después de unos veinte minutos llegamos al lago. En algún lugar de aquí, Marc encontró el motivo de “Frau in Winterlandschaft auf grüner Bank” (1906). A lo largo de la orilla crecen árboles y arbustos, hay familias bañándose y gente jugando con sus perros. No tengo la vista clara del lago que tiene la mujer del cuadro, pero tampoco estoy rodeada de nieve. El ambiente es agradablemente tranquilo, estamos relajados, como si estuviéramos calmados bajo la suave luz.

Continuamos hacia el sur a lo largo del lago y encontramos el panel sobre el cuadro “Lesende Frau im Grünen”, en el que una dama con un sombrero y un vestido ligero está sentada a la orilla del lago leyendo un libro. Eso debió ser en primavera, ya que en un día de verano como hoy no habría aguantado mucho tiempo al sol con ese traje. En el lugar donde la mujer podría haber estado sentada hay dos bancos a la sombra. Primero me siento en ellos y luego en la hierba, mirando hacia el lago, en el que se reflejan las montañas, los árboles y las nubes. Casi como en el cuadro.

Me gustaría quedarme allí sentada, pero tenemos que seguir adelante. Primero hacemos una breve parada en Ried, donde no hay mucho que ver. En 1914 Franz y Maria Marc se compraron aquí una casa con un terreno, en el que el artista tenía a su famoso ciervo dócil. Hoy en día la casa es de propiedad privada y no se puede visitar. Solo hay un tablero que cuenta la historia del famoso dueño anterior, que solo pudo disfrutar de su propiedad durante unos meses antes de ser llamado al servicio militar en agosto de 1914.

Marc llamaba a la zona “mi querida tierra azul” y en ese preciso momento entendí por qué.

Finalmente llegamos a Sindelsdorf, el pueblo donde Franz Marc pintó la mayoría de sus famosos cuadros. Tuvimos que buscar un poco hasta encontrar la casa donde vivieron Franz y Maria Marc de 1909 a 1914. Por supuesto, hoy tiene un aspecto bastante diferente al de las fotos históricas. La pareja alquiló una habitación en el primer piso al maestro carpintero Josef Niggl y Marc tenía su estudio en el ático. Preguntamos a los residentes y pronto encontramos el famoso cenador donde Marc y Kandinsky fundaron “Der Blaue Reiter”. Hasta el 2009 estaba ubicado en el jardín de la finca y luego se reconstruyó en terreno público a unos cien metros de distancia. Según Wassily Kandinsky, esto fue lo que ocurrió entonces: “El nombre “Der Blaue Reiter” se nos ocurrió en la mesa de café de la casa de verano en Sindelsdorf. Ambos amábamos el azul (Blau), Mark los caballos y yo los jinetes (Reiter). Así que el nombre surgió de forma natural. Y el exquisito café de Maria Marc hizo que nos sintiéramos aún mejor.”

En nuestra lista hay una última parada. La obra se llama “Hocken im Schnee” y encontramos el lugar que la inspiró cerca del extremo sur de la ciudad, solo que sin nieve. Los grandes pajares con forma puntiaguda que se erigen en los campos sirven para que el heno se pueda secar mejor. Como tributo a Marc, el pueblo de Sindelsdorf ha erigido tres pajares en el lugar que probablemente haya sido la escena del cuadro. Supuestamente, desde aquí también se puede ver “Die verzauberte Mühle”, o al menos eso me dice la aplicación. Yo misma no alcanzo a verlo, pero el fotógrafo, que es mucho más alto, cree que puede distinguirlo. En el camino a casa al atardecer hacemos una parada en una colina con vistas sobre Sindelsdorf.

Marc llamaba a la zona “mi querida tierra azul” y en ese preciso momento entendí por qué. Bajo las nubes iluminadas en rojo, la silueta de las montañas se muestra en diferentes tonos de azul. Hice un montón de fotos con mi teléfono móvil, pero el ambiente es imposible de capturar en píxeles. Tras rendirme, me subo a los bultos de heno que están alineados para ser transportados, admiro el panorama y respiro profundamente: “Ahora entiendo por qué se mudaron todos aquí.”

 

 

Texto: Sabine Magnet; Fotos: Frank Stolle

También es interesante: El MuSeenLandschaft Expressionismus, un disfrute del arte y la naturaleza entre Munich y el borde de los Alpes

Top Stories
Monopteros in the Englischer Garten in Munich.

El pasaje Este-Oeste

Múnich es un pueblo. ¿O?

Múnich es un pueblo, aquí se puede hacer todo a pie. Eso se escucha frecuentemente. ¿Eso es cierto? Lo hemos probado.

A man with beard, glasses and a tattooed forearm is standing in the Neue Pinakothek in Munich.

Todos los aspectos más destacados en una sola visita

Clásico, moderno, digno, contemporáneo: cuatro recorridos por los museos y galerías de Múnich.

Clásico, moderno, digno y contemporáneo: cuatro propuestas de recorridos por los museos y galerías de Múnich. Nuestra guía de arte para los que tienen prisa.

Un plato de cerdo asado en Gasthaus Fiedler

Resumen: todo sobre la cocina bávara

¿Te apetece algo de comida bávara? ¡Entonces Múnich es el lugar correcto!

¿Te apetece algo de comida bávara? ¡Entonces estás en el lugar correcto! Múnich puede incluso presumir de tener el pub más famoso del mundo.

Tegernseer Hütte con su esposa en las estribaciones bávaras de los Alpes alrededor de Múnich.

10 min desde la estación principal

En Múnich se puede llegar en breve a las cimas de las montañas, a los panoramas alpinos más bellos y a la buena comida. Un par de consejos.

En Múnich se puede llegar en breve a las cimas de las montañas, a los panoramas alpinos más bellos y a la buena comida. Un par de consejos.

Una bicicleta se encuentra en la plaza Odeonsplatz de Múnich.

Tour de lo más destacado

Una relajada ruta en bicicleta por las principales atracciones del centro de Múnich.

El casco antiguo, el Englischer Garten, la parte alta del Isar, el Deutsches Museum, Isartor, la Alter Hof y de vuelta a Marienplatz: la ruta en bicicleta por las principales atracciones del centro de Múnich.

Un vaso de cerveza en un restaurante de Múnich

Dime lo que bebes...

Starkbier, Festbier, light, dark, Pils: una pequeña tipología de las más importantes cervezas de Múnich - y sus bebedores.

Starkbier, Festbier, light, dark, Pils: una pequeña tipología de las más importantes cervezas de Múnich - y sus bebedores.

7 datos que todavía no conocía sobre la Hofbräuhaus

Muy cierto: fue un prusiano quien hizo famoso el Hofbräuhaus.

El Hofbräuhaus es probablemente el pub más famoso del mundo. Hemos recogido siete cosas que probablemente aún no sabías. ¿O lo hiciste?

Glockenspiel en el nuevo ayuntamiento de Munich.

El carillón en diez imágenes

Una mirada exclusiva entre bastidores.

El carillón cautiva desde hace más de 100 años a los visitantes y a la población local. Lo que mucha gente no sabe: aquí, el verdadero trabajo manual se sigue haciendo día tras día, como en el pasado.

Employees of Munich Tourism in costume in the Bavarian Outfitters in Munich

De mugre vintage y pantalones de cuero de ciervo

De segunda mano a los grandes almacenes tradicionales - hemos probado nuestra mano en la selección de trajes tradicionales en Múnich.

Segunda mano, etiqueta local, tienda tradicional y servicio de préstamo - hemos probado nuestra mano en la selección de trajes tradicionales en Múnich.

A view of a church reflected in a shop window in Munich.

Paraíso de las compras

Ir de compras en un ambiente arquitectónico impresionante: un paseo por el centro de la ciudad.

Ir de compras en un ambiente arquitectónico impresionante: un paseo por el centro de la ciudad.

Hombre y mujer en canoa en el Isar.

Isar-Roamers

En ningún otro lugar se puede conocer tan bien el Isar como desde una canoa. Empezamos a remar entonces.

En ningún otro lugar se puede conocer tan bien el Isar como desde una canoa. Empezamos a remar entonces.

Una joven sonríe en el Valentin-Karlstadt-Musäum de Múnich.

Exposiciones de primera categoría

El centro de la ciudad de Munich es un paraíso para los amantes de los museos especiales. Una visión general.

Desde la Residenz hasta la Museo de la Cerveza y la Oktoberfest: el centro de Munich es un paraíso para los amantes de los museos especiales. Una visión general.

München Card y City Pass

Descubra Múnich de forma relajada y sin complicaciones: descuentos para la variada oferta de arte, cultura y ocio con nuestras tarjetas para huéspedes.

Transporte público incluido

Con la Tarjeta muchos descuentos, con el Pase mucho gratis.

En línea o en las oficinas de información turística

¡Reserve ahora!